El quiromasaje consiste en una serie de técnicas realizadas con las manos para tratar diferentes dolencias.

Algunas de las técnicas, maniobras o manipulaciones que se realizan en el quiromasaje son:

  • Fricción: maniobra de frote que se realiza con la palma de la mano ejerciendo una presión más o menos profunda, dependiendo del caso.
  • Amasamiento: consiste en levantar y oprimir rítmicamente la masa muscular sin soltarla, produciendo de este modo un bombeo que introduce las sustancias nutrientes en músculos y tejidos, y que elimina productos de desecho.
  • Vasoconstricción: consiste en una presión fuerte, deslizante y constante, que produce un vaciado de venas y arterias, descongestionándolas y favoreciendo su circulación.
  • Pinzados: para realizarlos, cogemos y levantamos la piel como si quisiéramos separarla del cuerpo. Esta maniobra, descongestiona el tejido conjuntivo.
  • Kinesis: se realiza en nuca y sacro. Sirve para sedar, tonificar y descongestionar, dependiendo de lo que la persona necesite en esa sesión.
  • Cacheteo: maniobra de percusión que tonifica y estimula la musculatura y/o órganos.
  • Pases neurosedantes: se ejecutan en forma de roces y prácticamente no se toca la piel. Se realizan al final del masaje y producen una gran sensación de relajación.
  • Toques: no son exactamente manipulaciones, sino una serie de presiones que realizamos donde la masa muscular de la zona a tratar es más gruesa y sirven para calibrar el tono de la musculatura y su temperatura. Son importantes ya que a partir de esta valoración, ejecutaremos las manipulaciones de una forma o de otra.

A través de estas técnicas, realizadas de forma rítmica y a una velocidad determinada, se trabaja la piel, el sistema músculo-esquelético, el sistema circulatorio y el sistema nervioso, por lo que sus beneficios son muy variados:

  • Piel: al realizar el masaje con aceite contribuimos a hidratar la piel, además de favorecer el arrastre de las células muertas con cada una de las manipulaciones.
  • Sistema músculo-esquelético: las manipulaciones con fines relajantes y descontracturantes hacen que este masaje permita aliviar muchos dolores que afectan al sistema músculo-esquelético, como por ejemplo las contracturas musculares.
  • Sistema circulatorio: mejora la circulación sanguínea y, por lo tanto, el aporte de nutrientes a las células y a los tejidos.
  • Sistema nervioso: tiene un efecto relajante en la mayoría de sus acciones, aunque hay ciertas manipulaciones que pueden tener un efecto estimulante.

El quiromasaje se realiza en una camilla. La zona a tratar deberá permanecer sin nada de ropa para poder aplicar aceite y realizar las maniobras correctamente. Tiene una duración aproximada de 60 minutos.

Precio de la sesión: 40€

 

Formulario de contacto: